Sun. Sep 25th, 2022


Podría haber llorado hace diez años o más por no haber sido elegido para el programa (o el papel) que quería. Podría haber estado realmente bajo porque se habría sentido tan importante, tan pesado y tan monumental para mí y mi autoestima.

Como adulto un poco más evolucionado, mi perspectiva sobre el rechazo ha cambiado. Tengo prioridades mucho más grandes y niveles de importancia en mi vida que una sola parte. También me he enfrentado a nuevos tipos de rechazo (en el trabajo, en las relaciones, con un hijo, etc.) más a menudo que en los ‘viejos tiempos’.

Sin embargo, hay mucho en juego de una nueva manera: en mi vida anterior/soltera/más despreocupada, habría otra oportunidad de volver a intentarlo a la vuelta de la esquina: otra audición, otro espectáculo, sin importar cuán lejos esté el cambio, sin importar cuán poco sabía de la empresa. También hubo más papeles porque cuando realmente buscaba actuar, era mucho menos exigente.

Ahora, con una familia y un trabajo diario que no es negociable debido a dicha familia, audiciono tan ocasionalmente, que apuesto a que escojo y elijo, y cuando lo hago, es probable que mi corazón esté listo. Mezcle eso con la realidad de la mortalidad que viene con la graduación en la verdadera edad adulta, y parece que el tiempo se está escapando, y me arriesgo con ciertos juegos/roles/experiencias con él.

Entonces, puede que no llore por ser rechazado, pero tampoco podría seguir adelante.

Afortunadamente, ‘ser adulto’ también puede significar que no tengo que revolcarme en la autocompasión sin recursos (o sin falta de orgullo para aprovecharlos). Sabiendo muy bien que gran parte de esto es simplemente un cambio de perspectiva (¿qué no lo es?), rechazaré el rechazo con madurez y gracia (y también tal vez, probablemente, definitivamente repetiré ‘Ese espectáculo va a apestar sin mí‘ – a mí mismo, por supuesto).

Rechazo contra Dirección: ¿Qué pasaría si te hubieran elegido para el programa y resulta que el director tiene un punto de vista/estilo/actitud diferente hacia el papel? Doblemente preocupante si es un papel que realmente te importa.

El ‘sueño’ en el ‘rol del sueño’ puede desaparecer rápidamente si una vez que lo consigues, realmente no puedes hacerlo a tu manera. Aunque, por supuesto, debido a que no fuiste elegido no podrás probarlo, debes pensar que si el director no te consideró la mejor opción para este papel, podrías haber esquivado una bala al trabajar con alguien que ve cosas. diferente a ti.

Rechazo contra Proteccion: Seamos realistas, cuando estamos en un programa (especialmente cuando/si/porque también estamos trabajando, estudiando, criando a los hijos, asociándonos, actuando/produciendo/educando, etc.), dormiremos menos, comeremos un poco más displicentemente, y vamos a maximizar nuestro bien. No participar en un programa significa más tiempo para la salud y el bienestar.

Cuantas veces te han rechazado y mientras la voz gigante de la tristeza y el dolor va gritando, ese pequeñín lucha por recordarte’Sin embargo, ¿no es genial tener las noches libres??’

Rechazo contra Acceso: Especialmente en aquellos casos en los que el papel que querías interpretar significaba mucho para ti, sentías una gran afinidad con él o involucrabas una historia que realmente sentías que TENÍAS que contar, liberarte de intentar contar la historia a través de la actuación te ayudará a conectarte. con la razón por la que significó mucho para ti en primer lugar.

Digamos que una parte resuena contigo porque su historia se centra fuertemente en una relación difícil o una lucha interna, o incluso un tema político que te apasiona. Interpretar una pieza al respecto es catártico y personal y te da la oportunidad de compartir una historia que entiendes íntimamente. Pero si no obtienes el papel, no podrás contar esa historia (hasta que haya otra oportunidad de audicionar, producirla tú mismo, etc.), pero SÍ tienes la oportunidad de dedicar tu tiempo y energía a la persona. trabajo, problema o usted mismo en su lugar.

Agradece el rechazo que te permitirá dar a tu inspiración original; nútrelo y bendícelo con tu atención y amor directamente.

Rechazo contra Perfección: Si eres como yo, hay mucha ansiedad no deseada pero inevitable sobre la actuación. Lucho por querer ser ‘perfecto’ en un papel (lo que sea que eso signifique), y me preocupo sin cesar de si estoy haciendo al director, a los co-actores y eventualmente a la audiencia ‘feliz’ (lo que sea que ESO signifique).

While I don’t think this is a single reason to never act again, a rejection means avoiding that uneasy counterpart of being cast- the ‘quest for perfection’ side effect of playing a part that feels like a once-in-a-lifetime suerte.

Rechazo contra Reflexión: Es un cliché, pero es completamente real: necesitas ser una persona completa, versada y experimentada para alcanzar nuevos niveles en la actuación. Estar en el escenario es la razón por la que hacemos lo que hacemos, pero también nos impide regularmente tener oportunidades de aprender nuevas habilidades, conocer gente nueva y vivir la vida básica que son clave para nuestra contribución de personajes completos y matizados.

Toma el rechazo como una oportunidad para trabajar en la vida para que puedas aportar aún más capas a tu próxima audición o experiencia en el escenario.

By admin