Mon. Jul 22nd, 2024

El primer largometraje de Mary Nighy, “Alice, Darling”, es un drama sencillo sobre quedar atrapada en la resaca de un mal romance. Los signos reveladores parecen obvios para los extraños como sus amigos y espectadores, pero para Alice, ella todavía está realizando la gimnasia mental de justificar sus demandas de control sobre su cuerpo, atención y tiempo e interpretarlas como amor y afecto. Está atrincherada en una posición defensiva y es incapaz de ver el daño que le ha causado el comportamiento de Simon, cómo teme pedir tiempo para sí misma, cómo se aferra sofocantemente a su piel.

Nighy equilibra estas perspectivas tan generosamente como puede. Casi cada intercambio o mirada nerviosa de amigo a amigo o de amante a amante se siente como una negociación de rehenes. Lo que deberían ser momentos tiernos entre la joven pareja son a menudo rondas crueles de abuso verbal y emocional. La tensión de la situación se cuece dentro de cada puesta en escena de confrontación entre la pareja o cuán distante se ve y se siente Alice de sus amigos. Incluso cuando Simon no está físicamente presente en la escena, las consecuencias de su presencia son visualmente evidentes. Ha aislado a Alice de aquellos que realmente se preocupan por ella.

La oscuridad en la relación de Alice se traslada a la estética de la película gracias al director de fotografía Mike McLaughlin. El mundo de Alice se ve un poco menos brillante que en el que viven sus amigos, como si solo se aventurara en los días nublados. Hay un tono cálido en el viaje a la cabaña de la novia hacia el bosque, pero algo todavía se ve mal, como si faltara la paz y la serenidad del lugar. En un movimiento que complica demasiado el ya tenso drama en cuestión, el guión de Alanna Francis agrega un elemento de peligro a su viaje a través de una trama secundaria sobre una joven desaparecida. Alice se fija en ella, tal vez fatalistamente, y el misterio se convierte en una excusa para que Simon intensifique su control sobre ella. Tal vez sea una advertencia para Alice o algo que la incite a escapar, pero nada de esto resulta tan efectivo como su viaje narrativo con sus amigos.

By Sandra Winters

Writer | Author | Wordsmith Passionate about crafting stories that captivate and inspire. Published author of [Book Title]. Dedicated to exploring the depths of human emotions and experiences through the power of words. Join me on this literary journey as we delve into the realms of imagination and uncover the beauty of storytelling.