Sat. Dec 3rd, 2022

En contraste, un Chalamet infaliblemente encantador no amplía mucho su rango emocional. Presenta un refrito familiar de otros jóvenes geniales, pero torturados en secreto, que se han convertido en un elemento básico en su aún incipiente colección de papeles en la tarifa prestigiosa.

Luego está el tercer jugador clave en este viaje de “Nomadland” y “Raw”: Sully (Mark Rylance), un comedor extraño que muestra a Maren las cuerdas al comienzo de su autodescubrimiento como caníbal. Lo que hace que el giro secundario de Rylance sea excepcional es que uno nunca duda de que Sully es una persona que realmente existe. Hay una cualidad vivida en sus gestos extraños, su ropa muy decorada y otras excentricidades. Empapado de sangre, comparte con Maren el recuerdo orgánico que lleva consigo para llevar un registro de los que ha consumido.

El colaborador frecuente de Guadagnino, Michael Stuhlbarg, y el director David Gordon Green, en un raro papel actoral, aparecen para escalofriantes cameos. Ayudan a cimentar “Bones and All” como una amalgama de las historias del cineasta italiano sobre complicaciones amorosas como “Call Me by Your Name” o “A Bigger Splash” y su sensibilidad de género puesta a prueba en “Suspiria”.

Volviendo a la importancia de las fotos que Lee y Maren encuentran mientras atraviesan varios estados durante un verano: si bien estas imágenes revelan información sobre las personas que aparecen en ellas, también carecen de profundidad y están limitadas en lo que pueden decirnos. Que “Bones and All” comience con tomas de pinturas que representan paisajes que existen fuera de las paredes de la escuela secundaria de Maren ilustra cómo estas representaciones son meras interpretaciones de la realidad. Del mismo modo, las fotos solo capturan un breve vistazo de una persona y no quiénes son en su totalidad más allá de los límites de ese marco y del tiempo que inmortaliza. La gente cambia.

“Bones and All” se desarrolla como una experiencia fascinante que no puede dejar de mirar durante la mayor parte de su tiempo de ejecución. Es fácil quedar fascinado por sus imágenes modestamente suntuosas, la química creíble de la pareja volátil e incluso la franqueza estruendosa de las secuencias gráficas.

Pero una vez que la pareja llega al destino original de Maren, Minnesota, y se produce un enfrentamiento con un miembro de la familia, la película pierde fuerza que no se puede recuperar con los entrecortados flashbacks que saturan el acto final de la última de Guadagnino. Incluso el confesionario de corazón a corazón entre los tortolitos carnívoros, donde acuerdan probar suerte en una existencia pacíficamente mundana, explica en exceso lo que no se dijo a sabiendas.

La conclusión de su metáfora, que siempre hay alguien por ahí que puede empatizar con la situación de uno, se aplica a cualquiera de las razones por las que podemos sentirnos excluidos, desesperados por dejar el hogar o profundamente solos. Basado en esas preocupaciones filosóficas, así como en razones de juegos de palabras más obvias, “Bones and All” podría haber compartido fácilmente un título con otro lanzamiento de la temporada de otoño: “All the Beauty and the Bloodshed”.

Ahora jugando en los cines.

By admin