Fri. May 24th, 2024

Aunque hay elogios para Marty y Thelma, De Niro, Pesci y Bracco, dudo que encuentres a alguien que no esté de acuerdo en que el pegamento que mantiene unido a “GoodFellas” es Ray Liotta. Fue un propósito que cumplió en más de una película, y lo hizo muy bien. Entonces, hoy es un día triste. Mientras filmaba una película en la República Dominicana, Ray Liotta falleció. Tenía 67 años.

Cuando me enteré de las noticias, mi primer pensamiento no fue “GoodFellas”. Mi mente no funciona de esa manera. Lo primero que se me vino a la cabeza fue a Liotta, completamente fuera de sí de rabia, cantando “¡Chicas Buffalo, no saldréis esta noche!”. mientras prendió fuego al avión de Lauren Holly en “Turbulence” de 1997. Esta no es una buena película de ninguna manera, puede ser lo peor que hizo Liotta, pero esa escena se me quedó grabada en la cabeza todos estos años por su pura y malévola ridiculez. Aquí estaba un actor, que había demostrado su don para la amenaza varias veces en este punto, tomando una página de Nicolas Cage y abrazando descaradamente su locura interior. Después de cantar y prender el fuego, Liotta se sienta en su asiento de avión y murmura “ellos dijo ¡Era un vuelo para no fumadores!” Demándame, pero mi corazón amante de la basura quiere lo que quiere.

Ray Liotta era un maestro de las entradas. Sé que suena tonto, cada jugador tiene sus entradas y sus salidas, según el Bardo, pero Liotta creó algunas formas inolvidables en una escena. Piense en la visita de Henry y Karen a Copacabana, con la cámara de Scorsese siguiendo a Liotta mientras seduce a Karen y al mismo tiempo es seducido por la vida criminal. O su primera línea en esa misma película, el comienzo de quizás la mayor hazaña de narración cinematográfica jamás registrada: “Desde que tengo memoria, siempre quise ser un gángster”. La forma en que vende ese remate negro marca el tono de la película.

Kevin Costner, el hombre que se convertiría en persona non grata entre los fieles de “GoodFellas” en términos de los Oscar de 1991, facilitó la entrada de Liotta en 1989 al construir ese mítico diamante de béisbol en un campo de maíz en “Field of Dreams”. Liotta interpretó a Shoeless Joe Jackson, el avergonzado jugador de los Medias Blancas de Chicago que aparece para jugar béisbol y hacer llorar a hombres adultos en el teatro. Parece que todos los involucrados sabían que estaban en un pedazo de maíz maduro, excepto Liotta, quien rechaza cualquier sentimiento, equilibrando delicadamente las cosas en el proceso. Mire la escena cerca del final de la película, donde le dice a Ray Kinsella de Costner que no está invitado a ir con él y los otros jugadores. “No estás invitado, Ray”, dice, y puedes escuchar la severa intimidación en su voz. Unos segundos más tarde, responde a la línea cómica de James Earl Jones con una sonrisa satisfecha llena de encanto. Es una de mis imágenes favoritas de Liotta, prueba de que podía alternar entre la amenaza y el encanto con facilidad.

By Sandra Winters

Writer | Author | Wordsmith Passionate about crafting stories that captivate and inspire. Published author of [Book Title]. Dedicated to exploring the depths of human emotions and experiences through the power of words. Join me on this literary journey as we delve into the realms of imagination and uncover the beauty of storytelling.