Wed. Jul 24th, 2024

“Clara Sola”, desde el primer plano hasta el último, se mantiene muy cerca del punto de vista de Clara. La conciencia de Clara está conectada con el mundo natural, y sus animales, vegetación e insectos constituyen sus relaciones primarias y más importantes. La directora de fotografía Sophie Winqvist hace esto explícito en todo tipo de formas, la naturaleza como una entidad viviente que respira, pero particularmente en una secuencia extraordinaria en la que Clara escapa de los confines sofocantes de su casa por la noche y yace al pie de un gigantesco árbol retorcido, el árbol azul. y sombras negras que la hacían indistinguible de la noche que la rodeaba, rodeada por un enjambre de luciérnagas verdes, parpadeando lánguidamente a través del azul. Es un momento potente, rico en el simbolismo de la sexualidad sumergida de Clara, ansiosa por explotar, pero que solo se deja salir en pequeñas porciones, tan pequeñas como esas luciérnagas.

Clara es una creación original, y esto se debe principalmente al desempeño físico terrenal de Araya. Araya nunca había hecho una película antes (extraordinario, considerando el resultado), pero es bailarina y aborda el papel principalmente de una manera física. Es a través del cuerpo que se cuenta la realidad de Clara. Mesén quería elegir a una bailarina e inicialmente imaginó a Clara como una mujer más joven, pero Araya era tan cautivadora que no había otra opción. La discapacidad de Clara afecta todos sus movimientos: camina fuerte y, sin embargo, se detiene extrañamente en algunos puntos, sus pies se doblan hacia los lados para compensar, sus piernas se mueven para ajustarse a la columna. Las formas que hace su cuerpo son, a veces, arquetípicas, dedos que agarran y brazos levantados, etc., y, sin embargo, Araya siempre se basa en la realidad. Ella muestra la fuerte voluntad dentro de esta mujer acobardada y dominada. Una vez que comienza a sentir su propio poder, una vez que comienza a comprender que la rebelión es posible, no puede parar. (Puedes sentir la influencia de “Carrie” en “Clara Sola”, especialmente con sus temas de matriarcado tóxico y el terror de la madurez sexual). Araya es fascinante y salvaje, especialmente en esos momentos cuando comienza a liberarse de su condicionamiento. .

El sentido que Clara tiene de sí misma se hace más claro a través de sus conversaciones con Santiago, quien probablemente no tiene idea (al menos al principio) de lo que está desatando en ella. Hay un momento fascinante en el que él le pregunta cómo fue ver a la Virgen María. Clara no tiene apego a esa narrativa. Esa narrativa la inventó su madre como una forma de sobrellevar la vergüenza de tener una hija discapacitada. Conviértela en un ser místico mágico, no permitas que se haga una cirugía correctiva, Dios nos bendecirá entonces. Clara le dice a Santiago en respuesta a su pregunta: “Puedo hacer lo que me dé la gana”. Es una declaración inicial. Suena orgullosa, terca, segura de sí misma. Clara tiene mundos dentro de ella, vastos espacios donde nadie puede llegar a ella, donde ella es libre. Una mujer que dice “Puedo hacer lo que me dé la gana” es amenazante sin importar el contexto, pero especialmente en este.

Este es el primer largometraje de Mesén, y es una obra poderosa e intuitiva. Trabajando con actores en su mayoría no profesionales, ha creado un espacio tenso de represión y dolor donde Clara, una mujer de muy pocas palabras, puede contarnos cómo es la vida para ella, lo que ve, siente y quiere.

Ahora jugando en teatros limitados.

By Sandra Winters

Writer | Author | Wordsmith Passionate about crafting stories that captivate and inspire. Published author of [Book Title]. Dedicated to exploring the depths of human emotions and experiences through the power of words. Join me on this literary journey as we delve into the realms of imagination and uncover the beauty of storytelling.