Tue. Feb 7th, 2023

En un escenario que es como si “The White Lotus” se encontrara con el horror corporal, “Infinity Pool” se abre en un resort exclusivo en un país ficticio. El autor James Foster (Alexander Skarsgard) busca inspiración mientras su compañera Em (Cleopatra Coleman) trata de apoyar el bloqueo del escritor que no ha llevado a ningún libro nuevo en seis años. Cuando una hermosa joven llamada Gabi (Mia Goth, fenomenal de nuevo) se acerca a James y le dice que es una fan, él queda cautivado al instante. Él convence a Em para que salga de los terrenos del resort con Gabi y su compañero Alban (Jalil Lespert), aunque eso va en contra de las reglas. Después de una noche de copas, James sufre un accidente de camino a casa, lo que provoca la muerte de un lugareño.

Los cuatro viajeros son engañados por autoridades siniestras, dirigidas por un Thomas Kretschmann perfectamente refinado como Thresh. Le explica a James que el país en el que se encuentran tiene una política muy explícita: el asesinato debe ser vengado por el hijo de la víctima. Sin embargo, este país también tiene una salida, un proceso de clonación para los extremadamente ricos que creará otro James para ser asesinado mientras el original observa. Es un concepto fantástico, uno que comenta cómo los súper ricos pueden pagar para salir de cualquier cosa y al mismo tiempo preguntan qué le haría a una persona si viera su propio asesinato.

Lo que le hace a James y a todas las demás personas ricas en el resort es esencialmente eliminar cualquier tipo de brújula moral. Si no hay consecuencias, ¿por qué no robar, joder y asesinar a través de un estilo de vida hedonista? Mientras Em mira con horror, Gabi básicamente lleva a James a un mundo de placer y violencia sin adulterar, mientras Cronenberg parece sugerir que es solo nuestro miedo a las repercusiones lo que nos impide disfrutar de todos los dolores y placeres posibles. Los viajeros usan máscaras locales que parecen rostros deformados, lo que permite aún más anonimato. Y luego está la última pregunta que molestaría a una persona: ¿qué pasaría si el clon fuera en realidad el original y ya no eres ni siquiera la primera versión de ti mismo? Alguien se refiere a estas personas como zombis, y tienen una amoralidad similar.

By admin