Tue. Feb 27th, 2024

“The Red Door” es la quinta y supuestamente última película de “Insidious”. Y, con la advertencia de que nunca se puede confiar en que una franquicia de terror terminará cuando dice que terminará, ofrece un resumen razonablemente satisfactorio de la historia de la familia Lambert. Han estado ausentes de “Insidious” desde 2013, cuando Blumhouse giró para centrarse en el personaje psíquico maternal de Lin Shaye, Elise Rainier, en una serie de precuelas. (Aunque ella murió en la segunda, ella aparece aquí, porque nuevamente, ¿por qué no?) Y muchas cosas han sucedido mientras la serie estuvo ausente.

El joven Dalton Lambert (Ty Simpkins) ha pasado de ser un niño poseído a un inquietante estudiante de arte de 19 años que comienza su primer semestre en la universidad. Sus padres, Josh (Wilson) y Renai (Rose Byrne), se han separado. Y su abuela Lorraine, quien desempeñó un papel en salvar a Dalton de los espíritus malignos de The Further, ha muerto. Dalton no recuerda su viaje al Más Allá, ni tampoco Josh; la película comienza con una escena en la que un hipnotizador les ordena a los dos que olviden un año entero de sus vidas.

Esto se logra con notable rapidez: si “La puerta roja” fuera un anuncio de servicio público antidrogas, su lema sería “Hipnosis: ni una sola vez”. Contar hacia atrás desde 10 es todo lo que se necesita para limpiar grandes porciones de la mente de los Lambert, y esos recuerdos resurgen con la misma facilidad cuando se le pide a Dalton que realice un ejercicio de meditación en su clase de pintura. “The Red Door” juega un poco con el tropo de los artistas que crean obras poseídas o sobrenaturales como se ve en películas de terror como “The Devil’s Candy”. Pero la mayor parte de su tiempo de ejecución se dedica a explorar algo menos inspirado.

By Sandra Winters

Writer | Author | Wordsmith Passionate about crafting stories that captivate and inspire. Published author of [Book Title]. Dedicated to exploring the depths of human emotions and experiences through the power of words. Join me on this literary journey as we delve into the realms of imagination and uncover the beauty of storytelling.