Sat. Jun 15th, 2024

A lo largo del mes de mayo, el Gene Siskel Film Center de Chicago honrará todos los aspectos de su legado con “Haskell Wexler: impacto, influencia e iconografía”, una retrospectiva de ocho películas de algunas de sus obras más notables (incluidas algunas presentadas en 35 mm) para conmemorar su centenario. Además de ser una introducción ideal al hombre y su obra, la retrospectiva también sirve como un mini-festival de algunas de las obras más trascendentales e innovadoras de su época.

Wexler nació en Chicago en 1922. Después de pasar un año de universidad en la Universidad de California en Berkley, se ofreció como voluntario para unirse a la Marina Mercante mientras Estados Unidos se preparaba para entrar en la Segunda Guerra Mundial. Después de un período de trabajo para la eliminación de la segregación de sus compañeros de la Infantería de Marina y de recibir la Estrella de Plata después de que su barco fuera torpedeado por un submarino alemán frente a las costas de Sudáfrica, Wexler regresó a Chicago y decidió convertirse en cineasta. Con su padre, Simon, montó un estudio en Des Plaines y realizó películas industriales en fábricas locales. El estudio no duró mucho, pero Wexler continuó con sus ambiciones cinematográficas al unirse al Sindicato Internacional de Fotógrafos en 1947 y trabajar en películas, programas de televisión y comerciales de televisión. (Continuó haciendo comerciales a lo largo de su carrera, y finalmente formó una compañía de producción comercial con el célebre director de fotografía Conrad Hall). También comenzó a hacer documentales y uno, “The Living City” (1953), centrado en Chicago, fue nominado para un Oscar al Mejor Cortometraje Documental.

En 1958, Wexler hizo su debut cinematográfico como director de fotografía con “Stakeout on Dope Street”, comenzando una asociación con el prometedor cineasta Irving Kershner que los vio reunirse en “The Hoodlum Priest” (1961) y “Face in the Rain”. ” (1963) y establece una pauta de trabajo en numerosas ocasiones con determinados directores. En 1963, Wexler financió y filmó “The Bus” (1965), un documental que seguía a un grupo de Freedom Riders en un viaje de San Francisco a Washington DC, y consiguió su primer trabajo como director de fotografía de una película de estudio de gran presupuesto, Elia El aclamado drama de Kazan “America, America”. Tras el éxito de esa película, Wexler comenzó a trabajar de manera constante en Hollywood, filmando el drama político “The Best Man” (1964), la comedia negra “The Loved One” y “¿Quién teme a Virginia Woolf?” (1966), la enormemente controvertida adaptación de Mike Nichols de la obra de Edward Albee. Aunque gran parte del enfoque original de la publicidad que rodeaba la película se centró en el entonces impactante lenguaje del guión, Mike Nichols haciendo su debut como director y la presencia de los coprotagonistas Elizabeth Taylor y Richard Burton, las contribuciones de Wexler también fueron celebradas. Wexler recibió uno de los cinco eventuales premios Oscar de la película a la fotografía en blanco y negro (el último año para esa categoría antes de que esta y la categoría de color se fusionaran en una sola).

El próximo proyecto de Wexler, 1967 “En el calor de la noche” (8 y 19 de mayo), también su primera colaboración con el director Norman Jewison, fue aún más significativa e innovadora. La trama trata sobre Virgil Tibbs (Sidney Poitier), un investigador de homicidios negro de Filadelfia que se une a Gillespie (Rod Steiger), el jefe de policía de la ciudad de Sparta, Mississippi, para resolver el asesinato de un rico industrial local frente a racismo abierto. Tener a un hombre negro en el centro de una gran producción a todo color de Hollywood todavía era una anomalía en ese momento, y los cineastas en ese momento no tomaron en cuenta que los métodos de iluminación estándar utilizados por la mayoría de los directores de fotografía no favorecían a los actores con piel más oscura, a menudo causando un resplandor que los dejó con un aspecto un poco menos distinto que sus contrapartes blancas. Wexler reconoció esto y consideró cuidadosamente iluminar sus escenas de manera que resolviera este problema. Permitió que Poitier se destacara tan claramente como Steiger y el resto de sus coprotagonistas, un logro que no solo hizo que Poitier se viera tan bien como siempre en la pantalla, sino que reforzó sutilmente la idea de que se trataba de una película sobre un hombre negro. decidido a sobresalir y hacer su trabajo, sin importar lo que piensen los que lo rodean. Increíblemente, las contribuciones de Wexler no estuvieron entre las siete nominaciones al Oscar que recibió la película, aunque recibió el premio a la Mejor Fotografía de la Sociedad Nacional de Críticos de Cine, pero se podría argumentar que su trabajo aquí se convirtió en el más influyente de todos sus. tomas por la forma en que influyó en la filmación de actores negros.

By Sandra Winters

Writer | Author | Wordsmith Passionate about crafting stories that captivate and inspire. Published author of [Book Title]. Dedicated to exploring the depths of human emotions and experiences through the power of words. Join me on this literary journey as we delve into the realms of imagination and uncover the beauty of storytelling.